Saltear al contenido principal

Prefacio

En una tarde brumosa y oscurecida del 30 de diciembre del 2006 mientras caminaba por el parque Güell en Barcelona, vi a una mujer que corría hacia la salida, desesperada gritando el nombre de Fausto. Me estremeció la escena y…

Leer más

Los mensaje del Erial

Los mensajes del Erial Edición en línea editada por el autor. ©2009 Rodrigo Díaz Castanyeda. De esta edición: Fotografías tomadas de la libreta original. D.R. (RDC) ISBN: 978-607-7757-08-5 Impreso en México Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser…

Leer más

Capítulo 1 MAYO 2000

Nunca imaginó cómo se colapsaría, cómo aquel día su cuerpo separaría la realidad del sueño, en su propio brazo.        El autobús se detuvo en la carretera. La neblina lo cubría todo, se sentía una humedad densa en el ambiente…

Leer más

Capítulo 2

La noche en la selva fue diferente a cualquier otra. El cielo estaba nublado y una oscuridad los arropaba. La vela que encendieron y colocaron sobre una piedra despedía una luz mínima que apenas rozaba sus rostros.       Fausto y…

Leer más

Capítulo 4 Junio 2000

Experimentaban la conmoción y ataques de espontaneidad acompañados por una complicidad sin prejuicios, al caminar por la mañana en las calles estrechas, entre los pasajes coloniales, plazas con sus fuentes y jardines de un colorido perfecto, iglesias y casas con…

Leer más

Capítulo 5

El trayecto no resultó pesado para los tres, pero, a juzgar por sus expresiones, sí lo fue para los demás pasajeros, que se movían con desgano.        Eran cerca de las tres y media de la madrugada cuando llegaron a…

Leer más

Capítulo 6

El Retorno a la Cueva del Erial. La sentencia:       Es la búsqueda el camino y la respuesta a la eterna pregunta. Si penetras hallarás el sentido de tu vida y el antiguo círculo de la serpiente te encontrará. Pero…

Leer más

Capítulo 7

Caminaron en zig-zag por las calles del pueblo cuando el Sol estaba a punto de bajar por su eterna pendiente. Se dirigieron al final de la calzada donde iniciaba una brecha ascendente hacia uno de los cerros. Aún sin llegar…

Leer más

Capítulo 8

Son más de las doce de la noche —contestó Ometeo a la pregunta de Marion, bajando la voz.       Sentados al filo de la cama, estaban enfrascados en una conversación interesante y acalorada en la que pretendían intercambiar sus puntos…

Leer más

Capítulo 9

Fausto despertó, miró el techo de la habitación y sacudió la cabeza. La luz del sol entraba por la ventana.       —¿Qué pasó? ¡Me quedé dormido! —se dijo, exaltado.       Presintiendo lo peor, se incorporó y buscó con la mirada…

Leer más

Capítulo 10

Marion se apretó contra él, con la nariz rozó su cuello y recorrió su contorno para después lanzar una exhalación profunda. Le encantaba husmear por su piel, pensaba que no había algo tan excitante como acariciar su cuerpo moreno.      …

Leer más

Capítulo 11

Contrariado Ometeo salió del cuarto. Luchaba por calmarse después de lo que le confesó Marion. La terrible situación no le permitía reaccionar, era su mejor amigo. La confusión se mezclaba con la ironía.       —Qué cabrón, a medio perro me…

Leer más

Capítulo 12

Eran casi las nueve de la mañana. Los tres corrieron por las calles del pueblo para no perder la camioneta que los llevaría al Erial. Cuando llegaron a la plaza en donde iba a salir el vehículo, ya había varias…

Leer más

Capítulo 13

Marion se acercó a Ometeo, luego de que él se levantara con rapidez. Desconcertado y pálido, miraba al suelo como si hubiera descubierto algo ahí abajo.       —¿Estás bien? —le preguntó ella, preocupada.       Perturbado, asintió:       —Sí, no es…

Leer más

Capítulo 14

Esa noche Ometeo soñó que se encontraba en una habitación de techo alto, vigas de madera, paredes pintadas de blanco y dos puertas pequeñas, una del lado izquierdo y otra en el centro del muro a su lado derecho. En…

Leer más

Capítulo 15

La mañana siguiente caminaron hacia el túnel para salir del pueblo. Fausto escuchó que alguien los llamaba. Era Jonás, quien, a bordo de una vieja pick up, les hacía señas con la mano para que se detuvieran.       —Los llevo,…

Leer más

Capítulo 16

Un fuerte relámpago iluminó por un segundo el cielo ennegrecido que abusaba con lluvia a la selva que ya no tenía la capacidad para filtrar tanta agua. Escurriendo ladera abajo las cuantiosas gotas. En ese instante, fue el súbito despertar…

Leer más

Capítulo 17

Yo soy el inconsciente. Brazo, la otredad, la serpiente que abre su boca para morder tu sueño. El pensamiento atemporal fluye dentro de la constante red que nos une a la forma única y magna.       En el inicio, antes…

Leer más

Capítulo 18

      ¿Cómo fue que nuestra especie comenzó a soñar? La relación entre la naturaleza y los seres que la habitan se basa en una ley básica: el equilibrio, que se presenta en diferentes esferas o dimensiones de realidad. Dentro de…

Leer más

Capítulo 20

  El brazo, el sentido, sale de las costillas del cuerpo físico para extenderse y sujetar los sueños; por su parte, las piernas son las que lo sostienen y recorren grandes distancias para que pueda alcanzarlos. Los brazos guían y…

Leer más

Capítulo 21

—¿Estás listo? —Así comienza.       Ya que pude ver su forma octagonal perfectamente simétrica, se alejó hasta su posición original, tapando la hoja del árbol.       A partir de este punto comenzaron a aparecer otros octágonos que giraban. Cada segundo…

Leer más

Capitulo VII

La luz del sol que entraba por la ventana iluminaba con una línea la pared de la habitación. Había dormido varias horas y en mi mente rondaba una claridad absoluta. ¿Fue todo un sueño o es una realidad infinita? Miré…

Leer más

Capítulo VII

La danza se mueve en el vientre de la mujer, nace con ella. Es el pensamiento hecho deducción y presentimiento. Se convierte en la hacedora de la forma que despliega con su movimiento sutil de un lado a otro de…

Leer más

Capítulo IX

José llegó de Cuba el día y la hora previstos, se dirigió a su casa en el Distrito Federal, dejó rápidamente sus maletas junto a la puerta de la entrada y, sin perder tiempo, salió a la calle para tomar…

Leer más

Capítulo X

Ese mismo día José salió para la Ciudad de México. Pasaría las vacaciones en Nexpa, una playa de Michoacán. Iba con algunos buenos amigos que teníamos en común y me invitó a acompañarlo, pero, dada la situación, era preferible que…

Leer más

Capítulo XI

Intenté incorporarme lo más rápido que pude, pero mis piernas se doblaron y no lo conseguí. La noticia me tomó por sorpresa, me dolía inconsolablemente saber que mi amigo había muerto. Trataba de asimilarlo pero no tenía la intención, quería…

Leer más

Capítulo XII

Las noches no eran las mismas. Sentíamos culpa por no haber estado con él, por dejar de seguirle los pasos, por todo lo que aprendimos juntos y su incesante amor al descubrimiento. Lo extrañábamos tanto que no sabíamos cuánto tiempo…

Leer más

Capítulo XIII

No sé cuánto tiempo dormí ni cuánto pasé deambulando de un café a otro, entre las callejuelas y las fuentes de la ciudad. Anhelaba encontrarla, rastreaba la posibilidad. De noche me volvían los recuerdos de su voz, del característico chiflido…

Leer más

Capítulo XIV

Fui a visitar a mis padres a Tula. No estaba con mi familia desde hacía mucho tiempo. Ese día llegaron también mis dos hermanos que viven en la Ciudad de México. Mis padres prepararon la comida para celebrar las razones…

Leer más

Capítulo XV

Es aquí, en la misma habitación donde percibí el ultimo aliento de mi abuelo y donde leí su carta. Tomo la pluma y comienzo a escribir de nuevo. Empiezo por mis sueños y, sin saberlo ni contemplarlo, paso a la…

Leer más
error: Content is protected !!
Volver arriba