Saltear al contenido principal
Prefacio

Prefacio

En una tarde brumosa y oscurecida del 30 de diciembre del 2006 mientras caminaba por el parque Güell en Barcelona, vi a una mujer que corría hacia la salida, desesperada gritando el nombre de Fausto. Me estremeció la escena y continué viendo como se alejaba calle abajo sujetándose con fuerza su antebrazo izquierdo. 

      Pocos minutos después encontré en una banca del parque una libreta gruesa, forrada en piel, desgastada por el uso que en su carátula decía: “Los mensajes del Erial”.  Abrí la primera página y leí la frase: Si llegas a encontrar este manuscrito: haz lo que tengas que hacer, Marión”.

      Hojeando noté el nombre de Fausto entre líneas, junto con fotografías recientes tomadas en Barcelona. Obviamente pensé que pertenecía a la chica que había visto marcharse desconsolada. Así que decidí salir a localizarla.

      Dejé una nota con mis datos al vigilante y me fui del lugar.

      Durante varios días me perdí en la búsqueda por las calles estrechas y húmedas de la ciudad. Cuando llegaba a mi habitación por la madrugada, me adentré en la lectura del manuscrito, tratando de encontrar algunas pistas sobre ella.

      Al principio parecía sólo contener el relato de un viaje en el desierto, pero conforme leía, me compenetraba en la historia. La cual, se divide en los dos hemisferios de uno de los personajes y por raro que parezca, algo inquietante me comenzó a suceder en el brazo.

      Por ello intensificaba mi propósito. En varias ocasiones, la distinguía entre la multitud de vendedores y transeúntes nocturnos; corría para alcanzarla pero se perdía entre las personas. Daba la impresión de que sabía que la estaba buscando. Incluso, uno de esos días en la Plaza Royal, se postró del otro lado mirándome tristemente mientras yo la llamaba gritando su nombre; dio la media vuelta y se perdió entre la calle Ferran y Avinyó.

      Ahora después de leerlo, sé porque lo dejó ahí. Y de alguna forma, sé que es lo que tengo que hacer. Mi papel en dicha historia es comunicarlo. Por ello lo he trascrito tal como estaba junto con las imágenes.

Es un texto del cual ya no puedo salir… está aquí. 

PD. Si sabes algo sobre ella, ayúdame a encontrarla.

Rodrigo  Díaz Castanyeda.

Años después me di cuenta de que los acontecimientos cotidianos no son eventos fortuitos, por más simples o complicados que parezcan; son parte de nuestras circunstancias, las cuales se forman como una constante obra de arte y día tras noche generan en nosotros una realidad diferente.

Cada individuo, según su ubicación en el tiempo-espacio, tiene una razón de existir, aunque la rechace. Porque cada molécula, cada átomo y cada ser vivo producen con su movimiento, parte del movimiento universal.

palabras claves para búsqueda web.

Los mensajes del erial, ebook, libro los mensajes del erial escrito por Rodrigo Díaz Castanyeda, libro en línea, audiolibro los mensajes del erial, lectura en línea, libros digitales, libro digital los mensajes del erial, estilo de novela juvenil, novela para adolecentes y adultos, estilo de las historias de carlos castaneda, los cuatro acuerdos, la sabiduría tolteca, los toltecas, el libro sobre las enseñanzas toltecas, castanyeda. un libro que sigue la tradición de las enseñanazas de don juan Matus, Tula de allende, autor nacido en tula de allende hidalgo, cuna de la civilización tolteca.

Deja un comentario

error: Content is protected !!
Volver arriba